NUTRICIÓN PARA EL ADULTO MAYOR

Durante el periodo de vida del adulto mayor, es caracterizado por los cambios en la estructura y función de los órganos y tejidos corporales que se ha ido produciendo a lo largo del tiempo.

En esta etapa, el organismo presenta una serie de modificaciones como la pérdida de masa muscular, la disminución de la densidad ósea, y la reducción de la movilidad de las articulaciones, que originan movimientos más lentos y torpes. Además de tener consecuencias sobre la capacidad para alimentarse y obtener los nutrientes necesarios porque afecta al aparato digestivo, la dentadura, la producción de saliva, asimismo, las secreciones del estómago disminuyen en el adulto mayor, lo que retrasa la digestión y reduce la absorción de vitaminas. Debido a las dificultades para masticar e ingerir los alimentos, llegan a provocar gases y estreñimiento.

Los adultos mayores se ven a la necesidad de adaptar su dieta a la nueva condición de su aparato digestivo, modificando el tipo de alimentos para que resulten fáciles de ingerir y digerir para que así les aporten los nutrientes necesarios de acuerdo a sus características fisiológicas, nivel de actividad, y afecciones que padezcan en su caso.

El rango de edad del adulto mayor es un amplio periodo que abarca entre los 40 y los 65 años de edad, lo que implica una gran variabilidad de características personales; además, los hábitos previos de cada individuo van a condicionar su estado de salud y bienestar. También incrementa las posibilidades de sufrir enfermedades como hipertensión o diabetes, patologías estrechamente relacionadas con la alimentación, por lo que se recomienda una dieta adecuada.

La dieta para el adulto mayor debe ser equilibrada y acorde a la actividad física y gasto energético de cada persona, se recomienda que se incluya lo siguiente en la dieta:

 Grasas: deben constituir aproximadamente un 25% del aporte nutricional total.

 Proteínas: constituyen un 20% de la dieta. Consumir preferentemente pescado y lácteos desnatados.

 Hidratos de carbono: se recomienda un 55% del aporte para la dieta, se encuentran en alimentos como cereales, frutas, pastas y legumbres.

 Vitaminas y minerales: es aconsejable consumir alimentos ricos en vitamina A, B, C y D.

Porque una dieta sana y equilibrada refleja mucho sobre nuestra salud y para Tuteli, la salud del adulto mayor es importante, así como su bienestar.

 

FUENTE: http://www.webconsultas.com/dieta-y- nutricion/alimentacion-en- las-etapas- de-la-vida/nutricion-en- la-tercera-edad-803

Recommended Posts

Leave a Comment